Salud

mayo 29, 2020

Padres, educadores infantiles y otros adultos comparten la responsabilidad de promover la salud física, mental y bucal de los niños, así como la nutrición, con el propósito de satisfacer sus necesidades en constante cambio, sus ritmos corporales y sus habilidades individuales. Estos adultos importantes en la vida de los pequeños también necesitan enseñar a los niños destrezas de autoayuda apropiadas para sus edades y culturas.

El Concilio para el Reconocimiento Profesional promueve un mejor desempeño y reconocimiento de los profesionales en el cuidado y educación de niños cuyas edades oscilan entre el nacimiento y los 5 años, y ofrece estos consejos y recomendaciones para padres y demás adultos responsables que están involucrados en las vidas de los niños más pequeños. El Concilio ofrece la Credencial de Asociado en Desarrollo Infantil® (CDA®) y ha otorgado más de 800 000 credenciales CDA® alrededor del mundo.

Tenga presente la siguiente información a la hora de leer los consejos y recomendaciones:

  1. Los bebés pequeños (desde el nacimiento hasta los 8 meses) y los bebés móviles (de 9 a 19 meses) necesitan ayuda para regular sus ciclos de alimentación y sueño, así como otras experiencias y actividades de manera gradual.
  2. Los toddlers (de 18 a 36 meses) imitan y aprenden de las actividades de las personas a su alrededor. Los adultos necesitan establecer buenas prácticas de hábitos de salud y fomentar el cepillado dental, el lavado de las manos, una alimentación nutritiva, y la limpieza.
  3. Los prescolares (de 3 a 5 años) están listos para aprender la relación causa y efecto y asumir responsabilidades de las buenas prácticas de salud como el horario de ir a la cama, una buena nutrición, la preparación de los alimentos y el cepillado dental.

Pero, como adultos, nuestra capacidad para promover y asegurar hábitos saludables en nuestros hogares depende de nuestra propia salud.

La pandemia de COVID-19 nos ha traído nuevos retos. Muchos adultos permanecen en sus hogares a diario por más tiempo y, en muchos casos, hay más personas en sus hogares actualmente que de costumbre. Existen medidas que los padres pueden tomar con el objetivo de mantenerse sanos en el hogar y asegurar que se elimine la propagación de gérmenes a los niños pequeños y a otros integrantes de la familia.

Promueva buenas prácticas de salud en el hogar.

Lávese las manos minuciosamente con jabón y agua cada vez que vaya a cambiar un pañal y antes de darles de comer a los niños. Enséñeles y practique con los niños el lavado correcto de las manos antes de comer y después de usar el baño, así como el cepillado de los dientes, siguiendo la secuencia de lavado de manos apropiada: mojarse las manos, echarse jabón líquido, lavárselas durante 20 segundos (o cantar la canción de Feliz Cumpleaños dos veces seguidas), enjuagárselas, secárselas y, por último, cerrar la llave (pila/grifo) con una toallita de papel.

Limpie y desinfecte los juguetes y las áreas de juego de los niños.
Las superficies como picaportes/pomos y cubiertas de cocina (topes/mesetas) o manijas de refrigeradores deben limpiarse a diario con una solución que contenga una alta concentración de lejía o al menos un 70 % de alcohol. La buena noticia es que la mayoría de los productos desinfectantes en las tiendas contienen este nivel de lejía o alcohol. Otra forma de asegurarse de que los gérmenes no se estén propagando en el hogar es ponerse guantes cuando vaya a limpiar y, de ser posible, desecharlos después de su uso todos los días.

Ocúpese de su salud mental y de la salud mental de los niños.
Estos son tiempos estresantes, pero hay medidas que los adultos pueden tomar para mantenerse fuerte mentalmente. Recuerde, los adultos son ejemplos a imitar para los niños. La manera en que los padres manejan esta crisis estresante de salud puede afectar el modo en que los niños lidian con sus preocupaciones. Las investigaciones han arrojado que el simple hecho de contar con la presencia de un adulto compasivo y seguro puede ayudar a que los niños se sientan tranquilos. En el hogar, trate de ser «esa persona» para ellos.

Siga un horario.
Eso significa levantarse a la misma hora todos los días, tomar una ducha, vestirse y comer dentro de horas regulares. También es de suma importancia – con niños en el hogar – mantener no solo un ambiente de calma, pero igualmente un ambiente de control durante estos tiempos inciertos y desafiantes. Una muy buena idea consiste en despertarse cada mañana y, estando aún en la cama, pensar en tres cosas por las que está agradecido y tomar cinco respiros lentos y profundos. Mantener a la familia involucrada en actividades divertidas y de valor, consistentes con los valores culturales y familiares, contribuye al bienestar de la familia. Asegúrese de darles participación a los niños pequeños. Por ejemplo, leer, ver películas, escuchar música, jugar juegos, hacer ejercicios, o participar en actividades religiosas. Mantenga una consistencia en el horario de sus hijos y de su familia en lo que respecta a la hora de acostarse, las comidas y los ejercicios.

Sea original.
Hay maneras entretenidas de romper con la rutina de la vida, como realizar un pícnic en la sala de la casa o armar una tienda de campaña con la mesa de la sala o de la cocina y cubrirla con sábanas grandes. También es divertido disfrazarse y bailar como leones, elefantes, monos, etc. Dedicar tiempo para acurrucarse con los niños pequeños cuando se leen libros o se miran fotos juntos es una actividad simple y de mucho valor para toda la familia. El objetivo es sencillamente divertirse.

Realice ejercicios físicos solo y con los niños.
En estos tiempos es importante para todos mantenerse activo mediante actividades físicas. Practicar ejercicios es una actividad transformadora para el cerebro, la cognición y la concentración, y es considerado un potenciador del estado de ánimo. También sabemos que hacer ejercicios es muy bueno para el sistema inmunológico y para la salud mental. Hay muchos videos de bailes y ejercicios que usted puede encontrar en varias plataformas en línea. Baile al ritmo de las canciones que les gustan a sus hijos – o niños bajo su cuidado- y enséñeles nuevas. ¡Sea creativo y pruebe algo nuevo!

Prepare alimentos nutritivos para las meriendas y las comidas, y enséñeles a los niños a escoger y disfrutar alimentos saludables y buenos para ellos.
Puede ser que muchas tiendas de comestibles (mercados) estén abarrotadas de personas, sin los suministros necesarios o lejos de su hogar, por lo tanto, almacenar alimentos lo mayor posible es una idea estupenda. Mantener una dieta saludable en estos momentos es más importante que nunca. Le animamos a consumir productos alimenticios que estimulen el sistema inmunológico como por ejemplo frutas y vegetales que son ricos en antioxidantes; así como alimentos que contengan ácidos grasos omega-3 como el pescado. También le alentamos a que congele alimentos y busque alimentos congelados como opciones.

Estos son solo algunos consejos con el propósito de ayudar a mantener una rutina sana, segura y divertida durante estos tiempos difíciles.

Compartir:

Publicado recientemente:

Blog - Text Search
Blog - Category Search
Blog - Search by Tags
Blog - Publish Date

Salud

Padres, educadores infantiles y otros adultos comparten la responsabilidad de promover la salud física, mental y bucal de los niños, así como la nutrición, con el propósito de satisfacer sus necesidades en constante cambio, sus...